Jamón Ibérico Fermín sin Hueso
 
 
Jamón Ibérico Fermín sin Hueso Detalles CorteJamón Ibérico Fermín sin Hueso Detalles Corte
 
 
 

Jamón Ibérico Fermín sin Hueso

  El peso medio de un jamón es de 7 lbs. a 8 lbs.
 
  De cerdos ibéricos negros 100% de pura raza.
 
  Curación mínima garantizada 24 meses.
 
  Cerdos alimentados con cereales y plantas
 
  Aproximadamente entre 25 y 35 porciones.
 
  Aprovechamiento 95 % dependiendo del corte.
 
  Rico en ácidos mono insaturados y aceite oleico
 
  Producto de Alberca, Salamanca, España
 
 
 
Have Questions?
Call Professional Master
Slicer Francisco Carrasco
now for more information
about this product.
Tel: (786) 237-9055
 
$ 455.00
Free Shipping
for this Item
 
 
 
 

Jamón Ibérico Fermín sin Hueso

El Jamón Ibérico Fermín sin Hueso, con un exquisito sabor, es famoso en el mundo por su calidad y propiedades alimenticias. Como todo jamón ibérico es un regalo para el paladar más exigente y se puede conseguir ahora desde los EE.UU. El Jamón Ibérico Fermín sin Hueso, es una muy buena opción si lo que se desea es un producto de probada calidad. Originario de La Alberca, Salamanca, se obtiene de cerdos de pura raza negra ibérica; esta carne rica ácidos mono insaturados y aceite oleico, ideal para mantener bajos los niveles de colesterol.

El Jamón Ibérico Fermín sin Hueso se produce con las extremidades traseras del cerdo negro ibérico, que es único en el mundo porque en sus músculos y bajo la piel se producen infiltraciones de grasa insaturada. Seleccionados a partir de las características propias que demuestren la pureza de la raza, estos cerdos son alimentados con cereales de alta calidad, en un régimen de cría extensivo donde gozan de libertad en las dehesas de La Alberca, Salamanca.

La calidad del Jamón Ibérico Fermín sin Hueso es el resultado de la combinación perfecta entre factores como: pureza de raza, régimen de cría, alimentación y un proceso de elaboración de este jamón Ibérico sin hueso y curación que se extiende hasta 24 meses. Existen diferencias bien marcadas entre el jamón ibérico Fermín y el Jamón ibérico de bellota Fermín, dadas por el proceso de cría y alimentación de los cerdos, aun cuando la calidad del animal es la misma, la alimentación marca la diferencia en el sabor, aroma y textura, haciendo de cada uno de estos productos un plato con sabores particularmente exquisitos y diferentes pero de calidad a toda prueba.

El proceso de elaboración del Jamón Ibérico Fermín sin Hueso, es lento y laborioso, puede durar hasta 24 meses, se realiza en 5 etapas o fases: selección y recepción de la materia prima, salazón y lavado, asentamiento, secado y maduración y envejecimiento o bodega, durante todo este proceso es muy importante el papel del maestro jamonero, pues controla la duración de cada etapa teniendo en cuenta las características de cada pieza de jamón siguiendo una tradición ya milenaria, dando el mimo necesario para obtener un producto de calidad único en el mercado como el Jamón Ibérico Fermín sin Hueso.

En el interior del Jamón Ibérico Fermín sin Hueso, durante el proceso de elaboración, se produce una deshidratación progresiva del producto, por efecto de la penetración salina. El elaborador aplica la sal y crea las condiciones y el medio externo adecuado para que se produzca la transformación de ciertas sustancias propias del jamón (grasas y proteínas) mediante complejos mecanismos bioquímicos. El equilibrio entre: distribución interior de la sal, temperatura exterior, grasa, pérdida de humedad y tiempo, se encarga de convertir la pieza en un Jamón Ibérico Fermín sin Hueso cuyo sabor especial hará que no olvide esta experiencia.

Ingredientes: Carne de cerdo negro ibérico, sal, condimentos (azúcar, citrato trisódico, Nitrato de Potasio, Nitrato de Sodio). No contiene gluten.

Fabricante: Embutidos Fermín.
Origen: Alberca, Salamanca (España)

Nota: Inspeccionado USDA
 
 
 
 
 
 
Customer Reviews

  5 out of 5 starts
5 star
   38
 
4 star
   0
 
3 star
   0
 
2 star
   0
 
1 star
   0
 
 
See all 38 customer reviews    
 
“Magnifico!!!! He comprado otros jamones mucho mas caro que este fermin sin hueso como el Mangalica y el monte nevado y ninguno de ellos lo supera en sabor, aroma y calidad. Ademas como esta deshuesado el corte se hace mas fácil.”
Abraham Jay, Ontario. California

“Facil de cortar, entrega super rapida y sabor delisioso . Que mas se puede pedir!!!”
Aaron A. Abernathy, Texas

   
 
 
 

Consejos para el consumo y conservación del Jamón Ibérico Fermín sin Hueso

El jamón deshuesado o sin hueso es la forma más utilizada para la exportación de jamón desde España, debido fundamentalmente a la facilidad que ofrece para su corte mediante máquina.
 
Jamón Ibérico Fermín sin Hueso Corte Foto 1
 
 
El Jamón Ibérico Fermín sin Hueso se ha elaborado de la misma manera que el jamón con hueso de la marca Fermín, si bien, al final del proceso de maduración y antes de su envasado, se le ha sacado el hueso. Si el Jamón Ibérico Fermín sin Hueso, no está ya pelado y desgrasado, conviene hacerlo como paso previo a su corte mecánico. El desgrasado debe ser superficial de modo que siempre quede una capa suficiente de grasa para que el magro no quede desprotegido.

Poner el jamón en un lugar fresco y seco. Se recomienda poner este jamón ibérico sobre una bandeja para que recoja la grasa que pueda desprender y cubrir la pieza sin hueso
 
Jamón Ibérico Fermín sin Hueso Corte Foto 2
 
 
con un paño limpio o papel de cocina. No cubrir con plásticos o papel de plata podría crear moho por la falta de transpiración. Ayúdese de una tabla y un cuchillo afilado para cortar las lonchas de Jamón Ibérico Fermín sin Hueso de forma manual. Corte solo la cantidad a consumir. Una vez realizado el primer corte de este jamón ibérico, utilice una loncha del propio jamón o preferiblemente la capa superior de grasa para cubrir la superficie cortada, esto evita la resequedad y pérdida de sabor, además contribuye a la preservación del jamón ibérico y su calidad por un mayor periodo de tiempo.

Al corte, el Jamón Ibérico Fermín sin Hueso, presenta unas características vetas blancas. Generalmente pueden aparecer unos pequeños puntos blancos, resultado de la cristalización de un aminoácido llamado tiroxina, esto es signo de calidad
 
Jamón Ibérico Fermín sin Hueso Corte Foto 3
 
 
y confirma el bajo contenido en sal y su lenta curación natural artesana y tradicional en la bodega, siendo signo de calidad y exquisitez del Jamón Ibérico Fermín sin Hueso. Lo que nunca se deberá hacer en el proceso de conservación del Jamón Ibérico Fermín sin Hueso, es el congelar las lonchas cortadas. El jamón ibérico se consume siempre a temperatura ambiente porque el frío altera o hace desaparecer los aromas y los sabores. Congelarlos significa, además, introducir agua en las fibras de la estructura de la loncha, agua que se expande en el proceso de congelación, que da como resultado cambios físicos en la misma carne del Jamón Ibérico Fermín sin Hueso que los hace irrecuperables para nuestros sentidos.

Para conservar el jamón también se recomienda embadurnar la parte del corte con grasa del jamón o con aceite de oliva para evitar que aflore la sal.

Si usted desea saber más acerca de este producto, no dude en contactar al Maestro Jamonero Francisco Carrasco: Teléfono: (786)237-9055, Correo Electrónico : info@ham-cheese-wine.com
 
 
 
 
 

¿Por qué escoger un Jamón Ibérico Fermín sin Hueso?

La exclusiva calidad de un Jamón Ibérico Fermín sin Hueso, es fruto de la alquimia y la experiencia del Maestro Jamonero, de la meticulosa selección de los cerdos de pura raza ibérica criados
 
Jamón Ibérico Fermín sin Hueso Cerdo Foto 1
 
 
en las dehesas y alimentados con cereales de alta calidad. Para ello, el maestro Jamonero se encarga de elegir aquellas piezas que reúnen todas las cualidades organolépticas características que hacen del Jamón Ibérico Fermín sin Hueso un producto de calidad superior, de su procesamiento y atención individual a cada pieza según su tamaño y contenido de grasas. Aun cuando el Jamón Ibérico Fermín sin Hueso es básicamente igual al jamón con hueso Fermín este producto viene con una presentación diferente que hace más fácil su manipulación para el corte ya sea manual o mecánica.

El Jamón Ibérico Fermín sin Hueso, tiene como característica, que la grasa de cerdo ibérico alimentado fundamentalmente con cereales de alta calidad, tiene alrededor del 50%
 
Jamón Ibérico Fermín sin Hueso Cerdo Foto 2
 
 
de ácido oleico (mono insaturado). Estas grasas, según se ha demostrado en rigurosos estudios científicos, producen un efecto beneficioso sobre el colesterol en sangre, propiciando un incremento de la tasa del colesterol beneficioso (HDL) y reduciendo la tasa del colesterol perjudicial (LDL). Sólo el aceite de oliva virgen tiene un contenido de ácido oleico superior. La proporción total de ácidos grasos insaturados en la grasa de los productos curados de cerdo ibérico esta alrededor del 70%, lo que hace que sea la más "cardio-saludable" de todas las grasas animales conocidas e incluso más saludables que algunas de origen vegetal. El mérito no es únicamente de la raza de los cerdos; influye enormemente la alimentación a base de cereales, bellotas y hierba que son los alimentos fundamentales proporcionados a los cerdos en régimen de cría libre, de los que se obtiene el Jamón Ibérico Fermín sin hueso.

Además de este efecto beneficioso sobre el colesterol, el Jamón Ibérico Fermín sin Hueso proporciona proteínas, vitaminas B1, B6, B12 y ácido fólico, muy beneficiosas para el sistema nervioso
 
Jamón Ibérico Fermín sin Hueso Cerdo Foto 3
 
 
y el buen funcionamiento del cerebro. También es rico en vitamina E, un poderoso antioxidante, y en minerales como el cobre, esencial para los huesos y cartílagos, calcio, hierro, zinc, magnesio, fósforo y selenio, este último muy ligado a procesos de anti envejecimiento. En cuanto a la aportación energética, 100 gramos de jamón ibérico aportan algo menos de 250 Kcal (más o menos como el pan), por lo que un consumo de Jamón Ibérico Fermín sin Hueso moderado no perjudicará las dietas hipocalóricas (bajas en calorías). También es un excelente sustituto de la carne roja, puesto que 100 gramos de jamón contienen 43 gr de proteínas.

La designación jamón ibérico ha obtenido también el reconocimiento de la Unión Europea como Especialidad Tradicional Garantizada (ETG) e inscrita en el Registro que lleva dicho nombre por el Reglamento 2419/1999. Este producto ha sido reconocido como la primera
 
Jamón Ibérico Fermín sin Hueso Fabrica Foto 1
 
 
Especialidad Tradicional Garantizada de la industria alimentaria española. El Jamón Ibérico Fermín sin Hueso como plato tradicional español tan especial es considerado un producto de la más alta calidad gastronómica. La empresa Embutidos y Jamones Fermín es un proyecto singular fundada en 1956. Con una larga tradición de conocimientos que se ha transferido de generación en generación y que ha logrado convertirse en la primera granja de selección de cerdo ibérico negro puro, donde estos animales encuentran el alimento que los ayuda a alcanzar la calidad de sus productos.

La marca FERMÍN, con una tradición de más de medio siglo, exportando sus productos a muchos países impone la calidad de sus producciones y un estilo de trabajo lo que les ha proporcionado innumerables reconocimientos, así como el premio a la “Mejor Empresa Española de Alimentación” en el año 2006.

Si usted desea saber más acerca de este producto, no dude en contactar al Maestro Jamonero Francisco Carrasco: Teléfono: (786)237-9055, Correo Electrónico : info@ham-cheese-wine.com


 
 
 
 
 
 
WE ACCEPT
We Accept These Credit Cards
 
 
 
 
Need help? We're available 24/7 at (786)-237-9055
Ham Cheese Wine Corp. is a secure merchant located at 7320 NW 12 ST, Miami, FL 33126.
Online prices and selection generally match our retail stores, but may vary. Call us if any question.
© 2006-2013 Ham Cheese Wine, Inc. All rights reserved.
Your Purchase is Secure